miércoles, 22 de junio de 2011

Seppeltsfield fortified wines

Esta es una de las bodegas más antiguas de Australia. En la visita guiada nos contaron toda la historia familiar, que aún recuerdo.
Su fundador, Mr. Seppelt, emigró de Polonia en 1849 y se instaló en Barossa, como muchos alemanes hacían en aquella época. Inicialmente quiso plantar tabaco, que es lo que conocía, pero las condiciones climáticas de la zona no eran adecuadas y se decidió por viñedos. Murió muy joven por lo que su esposa asumió el cargo de la finca hasta que su hijo mayor Oscar le relevó. Oscar tuvo ni más ni menos que 16 hijos de los que sobrevivieron 13. Los varones estudiaron y siguieron el negocio durante varias generaciones. Actualmente la bodega pertenece al grupo Foster's.

La bodega está adornada con ¡2000 palmeras! Otra historia curiosa. Y es que la bodega tenia muchos empleados y durante la época de la Depresión, para darles trabajo, empezaron a plantar los arbolitos que hoy en día son enormes palmeras, símbolo de Seppeltsfield.
En cuanto a los vinos, principalmente elaboran fortificados, por un lado la gama Tawny Port y por otro lado los estilos Sherry, Fino, Oloroso y Amontillado.
Buena calidad y mejor marketing.
Un breve resumen de los vinos australianos es que para la misma calidad, el precio es el triple que uno español.
Echad un vistazo a su lista de precios en el siguiente enlace y me decis qué os parece:

video

Y otra de las características australianas es que nos atendieron estupendamente, personas muy amables y cercanas. ¡Un saludo para todos ellos!

lunes, 6 de junio de 2011

Two Hands - Barossa Valley

A DAY ON THE RED
Lunch, barrel tasting and live music

Otra versión de enoturismo, esta vez en Two Hands, una bodega nacida en 1999 y que actualmente elabora uno de los mejores Shiraz de Barossa Valley, la cuna de esta variedad.
Una vez al año, normalmente después de vendimias, abren sus puertas a los socios de su wine club ofreciendo un lunch en la sala de barricas precedido de aperitivo y visita guiada a la bodega, y amenizado con música en directo.
Nos recibieron con un Moscato fresquito y ligero, que mantuvimos durante la visita a la bodega guiada por el enólogo asistente. Vendimia a máquina, depósitos abiertos de inox, remontados tres veces al día, descube a depósito, dos días para decantar las lías y a barrica. Más o menos lo que habéis tardado en leerlo es lo que duró la visita...
Enseguida nos sentamos a la mesa y empezó el maridaje amenizado con una voz femenina en directo. Buenos vinos que curiosamente ninguno era de Barossa sino de Heathcote y McLaren.
El maridaje con el postre fue con vinos directamente sacados de la barrica, muy ricos también.
video

La pena es que hubo muchos más asistentes que no estaban invitados, unos pequeñajos con alas, sí, la mosca del vinagre, y teníamos que mantener las copas tapadas con la hoja del menú. La comida ya estaba organizada varios meses atrás y no esperaban que la fecha de vendimia se retrasara tanto así que para estas fechas ya no tendría que haber ninguno de estos pequeños intrusos.
Otro detalle es que una línea de sus vinos sale en botella sin cápsula, como imagen innovadora. El problema es que la boca de la botella estaba llena de mosquitas y a éstas les encanta dejar su huella allí donde se posan y su olor característico. En cuestión de higiene es siempre mejor poner una cápsula.
En esta ocasión, me quedo con la calidad de los vinos más que con la parte enoturística.
Hasta la próxima visita, ¡os seguiré informando!

miércoles, 1 de junio de 2011

Penfolds Magill State Restaurant

Este restaurante es un lugar de culto para los amantes de la gastronomía y el vino. Si alguna vez venís a Adelaide tenéis que venir a Magill Estate, ¡es una maravilla! Está situado en lo alto de una colina, muy cerca de Adelaide y las vistas son preciosas, sobre todo por la noche.




Ofrecen menús degustación de 4, 7 y 10 platos, y cada plato maridado con un vino diferente de Penfolds, el nombre más importante de vinos en Australia. Además se puede elegir entre maridarlos con la serie premium o superpremium, cada uno tiene un precio, como podeis ver en el enlace al menú.
Así, tuvimos la ocasión de probar vinos exclusivos, como el Grange BIN 95, del que sólo una copa vale $170. El precio no hace que los vinos sean de más calidad, sin embargo, tengo que decir que los disfruté muchísimo, que son elegantes (algo que puede faltar en general en los vinos de Barossa) y que nos los sirvieron estupendamente, en buenas copas, con un comentario de su procedencia y por unos camareros jóvenes, bien instruidos, con los que acabamos teniendo una buena charla.
Al decir que somos españoles, nos invitaron a catar Penfolds Tempranillo, un vino interesante, bien elaborado aunque lejos de llegar a ser uno de sus vinos más famosos y lejos de poder competir con los mejores Tempranillos de Rioja, aunque su precio era mayor que muchos de ellos.
Uno de los platos iba maridado con cerveza elaborada con un 10% de Shiraz y servida en una copa ahumada, muy interesante.

Y una de las mejores experiencias de la noche fue después de cenar, cuando nos invitaron de forma exclusiva a visitar su bodega subterránea, donde reposan las más antiguas añadas de Penfolds y Grange.
Una velada fantástica, gracias a todo el equipo de Magill Estate y sobre todo a los dos amigos que me acompañaban.
Espero que si alguno de vosotros visita Magill Estate Restaurant tenga la misma buena experiencia que he tenido yo. ¡Recomendado!